jueves, 22 de mayo de 2014

Miguel Arias Cañete vs Elena Valenciano




Miguel Arias Cañete es un experimentado político padre de 3 hijos y nacido en Madrid hace 64 años.
Se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid en el año 1971 y, tres años más tarde, consiguió una plaza como abogado del Estado en Ceuta, Cádiz y Jerez donde pasó siete años. Su matrimonio con Micaela Domecq termina por unirle por completo al sur de España.
Tras unos años dedicados a la docencia en Jerez de la Frontera, comienza su actividad política bajo las siglas de Alianza Popular y no tardó mucho en ocupar cargo público, ya que en 1982 fue elegido senador por Cádiz, presidiendo la Comisión de Presupuestos de la Cámara Alta.
Concejal en el Ayuntamiento de Jerez, diputado autonómico en el Parlamento de Andalucía, diputado nacional y Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación con Aznar y de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente con Rajoy. Además de ostentar varios cargos orgánicos en el seno de su partido como el de Presidente del Comité Electoral Nacional.
Fue eurodiputado desde el año 1986, fecha de entrada de España en la Unión Europea, hasta el año 1999 llegando a ocupar la presidencia de las Comisiones de Pesca y de Política Regional.
Maneja con bastante soltura el inglés y francés, se defiende en alemán e italiano y, junto a la política, su gran pasión son las carreras, la colección de coches clásicos originales y los yogures caducados.


Posee la Gran Cruz de la Orden de Carlos III y la Gran Cruz de la Orden del Merito Civil y es, además, un prolífico empresario que ha llegado a tener participaciones en más de 20 empresas abarcando sectores tan dispares como la producción agrícola, las petroleras o los juegos de azar,  según los datos del Registro Mercantil.
Puntos fuertes: es un firme europeísta y un profundo conocedor del campo español a la vez que un ávido negociador en los sectores agrario, ganadero y pesquero.
Puntos débiles: su propensión a decir las cosas tal como las piensa ha condicionado la campaña de su partido a las Europeas del 2014 y ha dado para muchos titulares a lo largo de su carrera política, algunos lo llaman cercanía mientras que otros lo llaman machismo.
Estuve desafortunado en la forma de expresarme. Siempre he valorado por igual a hombres y mujeres. Pido disculpas”. Declaraciones de Miguel Arias Cañete a la cadena COPE del día 21 de mayo de 2014.

Twitter: @Canete2014_ (seguidores 18,6K).



Elena Valenciano se define a si misma como feminista, socialista, mediterránea y madre, nació en Madrid hace 54 años, está casada y es madre de una hija.
Ella es con seguridad la política socialista más conocida de nuestro país. Es una feminista convencida y socialista de carné desde los 17 años de edad, contraviniendo los expresos deseos de su padre que fue subsecretario de Sanidad por la UCD de Adolfo Suárez.
Comenzó a estudiar Ciencias Políticas y Derecho aunque no llegó a terminar ninguna de las dos carreras porque “se aburría estudiando”, es frecuente oírla decir que no descarta retomarlas en un futuro.
Tras más de tres décadas en política, comenzó como telefonista en la sede de Ferraz, su primer cargo de responsabilidad le llegó como eurodiputada, es también diputada nacional por Madrid desde el 2008.
Durante 5 años, fue la Secretaria de Política Internacional y Cooperación de su partido, tras lo cual pasó a desempeñar el cargo orgánico más importante nunca ocupado por una mujer en el PSOE, la Vicesecretaria General con el respaldo del actual número uno del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Es también Vicepresidenta del Partido Socialista Europeo. Ha compaginado su vida política con el compromiso por las asociaciones de mujeres, siendo fundadora y primera presidenta de la Asociación de Mujeres Jóvenes.
Fue eurodiputada durante dos mandatos, desde 1999 a 2008, ejerciendo como portavoz socialista de la Comisión de Derechos Humanos, donde promovió la declaración del día 22 de febrero como Día por la igualdad salarial entre hombres y mujeres. También ha sido miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores y de Desarrollo y Cooperación.
Suele acertar cuando decide formar parte del equipo de algún candidato socialista, ya lo hizo con Josep Borrel y volvió a repetir con Rubalcaba en el congreso en el que se aprobaron las primarias abiertas en el PSOE.


Habla perfectamente francés y se maneja en inglés, lo que le sirvió para atender las muchas llamadas que se recibieron desde el extranjero el día del golpe de Estado de Tejero del 1981, día en que ella atendía la centralita de la sede socialista.
Puntos fuertes: maneja las redes sociales con normalidad y acostumbra a debatir con los usuarios también cuando no hay elecciones. Su trayectoria en política y en el panorama de las asociaciones respaldan una fuerte vinculación con las causas de la igualdad entre hombre y mujer y los derechos humanos.
Puntos débiles: Posee un perfil bajo que le empuja a basar su discurso en dos o tres ideas. Esta ausencia de propuestas la interpretan los analistas como falta de nivel debido a su escasa formación académica.  
Ustedes quieren meter a los ginecólogos que ayuden a abortar en la cárcel y sacan a la calle a los narcotraficantes”. Elena Valenciano critica el actual proyecto de reforma de ley de plazos de interrupción voluntaria del embarazo.

Twitter: @ElenaValenciano (seguidores 18,5K).


lunes, 30 de septiembre de 2013

Vladimir Putin


Dicen de él que es como Stalin, un hombre fuerte que sabe cómo reestablecer el orden. Acumula más de ocho años siendo Presidente de Rusia y, si le salen las cuentas, podrá estar en el cargo otros 12 más, hasta el 2024, en una maniobra personalista digna de un gran estratega político.
Vladimir Putin, que cumplirá 61 años a principios de octubre de este año, era el menor de tres hermanos que fallecieron a consecuencia de la escasez de recursos existentes en el seno familiar.
Nacido en la majestuosa ciudad de San Petersburgo (por aquel entonces conocida como Leningrado), fue hijo de un militar comunista condecorado durante la Segunda Guerra Mundial por combatir contra los nazis.
Este abstemio y virtuoso de las artes marciales, que domina el inglés y alemán, estuvo también casado con una profesora de idiomas con la que comparte dos hijos.
Egresado en Derecho por la universidad de su ciudad natal, aquí conoció a Anatoli Sobchak, quien años más tarde le abriría las puertas de la política, por aquellos años de juventud militaba en el PCUS.
En el año 1975 inicia su andadura en el KGB, aquí se mantuvo durante 16 años trabajando como espía, estuvo destinado en la Alemania Oriental y alcanzó el empleo de teniente coronel. De esta época poco se conoce ya que su anonimato y secretismo lo inundan todo.
Tras la Caída del Muro regresa a Leningrado dispuesto a trabajar incluso como taxista pero su destino era otro y, tras un breve período como asesor, comienza una breve etapa como máximo responsable de las relaciones exteriores y vicealcalde del ayuntamiento de San Petersburgo en el año 1991, siendo el alcalde su antiguo maestro Sobchak.  
Pero San Petersburgo se le quedó pequeño y decidió dar el salto a Moscú, allí gracias a su útil habilidad para el espionaje y la contrainteligencia, encontró grandes aliados entre la familia Yeltsin. Rápidamente es promocionado y en el 1998 ocupa ya su primer puesto de relevancia nacional, siendo designado titular del Servicio Federal de Seguridad, desde su posición de poder, ayuda a su antiguo padrino político, Anatoli Sobchak, a huir de las investigaciones por corrupción que la Fiscalía estaba llevando a cabo, el método empleado fue un vuelo en plena noche con destino a Finlandia. Tal gesto de lealtad con su mentor supuso a ojos de Boris Yeltsin la actitud necesaria para aupar a Putin a los puestos más elevados de responsabilidad política.
Yeltsin lo señala como su sucesor y en agosto de 1999 es nombrado primer ministro interino del gobierno ruso. Cabe destacar su vertiginoso ascenso a lo más alto del poder sin ni siquiera haber pasado por un puesto de elección popular, y en sólo cuatro años de residencia en Moscú. Al año siguiente ganaría las elecciones por el partido Rusia Unida. Debutó en el cargo con la orden de aplastar la rebelión chechena, en esa etapa se le conoce como el “Bruce Willis ruso”. Tras esto, promulgó un decreto estableciendo que los 89 sujetos federales de Rusia pasaban a estar distribuidos bajo la jurisdicción de siete distritos federales supervisados por representantes designados por él mismo, más tarde, también obtuvo la potestad de poder despedir a los jefes de los sujetos federales.
En el 2004 sería reelegido por una abultada mayoría debido a su popularidad, en un país con más de 150 millones de habitantes con un viejo y arraigado sentimiento nacionalista, Putin es visto como el líder que les devolverá la gloria que como pueblo les pertenece
Putin siguió ejerciendo el poder en la sombra, como Primer Ministro, durante la presidencia de su protegido Dimitri Medvedev desde 2008 al 2012 y ha vuelto a ser elegido presidente por tercera vez en el 2012 con opción a un cuarto mandato, estos últimos mandatos son ya de seis años cada uno.
En el plano internacional la diplomacia rusa acaba de colgarse un tanto al haber puesto freno al intento de un ataque militar contra Siria por parte del presidente Obama, por lo que ha hecho de Rusia el gran árbitro de la situación y, al mismo tiempo, puede jactarse de haber protegido a su aliado sirio.
No se puede obviar el olfato de este “animal político” y su innegable talento para heredar de Boris Yeltsin un país convulso y en plena transición hacia la democracia y presentar un balance con altos índices de crecimiento económico y la importante disminución de la pobreza.
Sus detractores le achacan el utilizar selectivamente la justicia para ir contra las personas que el Kremlin considera enemigos, controlar los medios de comunicación, atropellar sistemáticamente los derechos humanos y gobernar con mano de hierro, encarcelando y desterrando a los oligarcas rusos contrarios a sus políticas.
Si bien es cierto que una gran mayoría de la población rusa lo ve con buenos ojos, sin importar que suerte corran las minorías étnicas con tendencias violentas, las mafias del crimen organizado o los oligarcas a los que ven responsables de la burla al imperio de la ley y beneficiarios durante años del salto a una economía de mercado.
Gracias a su mayoría en la Duma, el partido de Putin recientemente ha aprobado una polémica ley que endurece las condiciones para celebrar mítines en toda Rusia. No en vano, se define el gobierno de la Rusia de Putin como una democracia dirigida”, entendida como un sistema en el cual los problemas que puedan resolverse de forma democrática se resuelven por esa vía, pero aquellos problemas que no pueden resolverse democráticamente se resuelven por otros métodos.
Ha dicho Putin: “Los manuales deben contener hechos que desarrollen en los jóvenes el orgullo por su historia y su país y han hecho demasiado hincapié en los aspectos negativos del viejo sistema. Éstos son tiempos de consolidación y las tareas son otras". Una comisión especial se encarga hoy de revisar los manuales en Rusia.



Web oficial del partido Rusia Unida http://er.ru/